Requisitos indispensables para solicitar una norma ISO

Obtener una Certificación ISO, equivale a tener una importante herramienta de marketing a nivel internacional, satisfacer y fidelizar a los consumidores y generar más confianza en torno a los servicios y productos ofertados. La adecuación a la ISO genera las condiciones precisas para una gestión de calidad más efectiva y contribuye a lograr mayor participación en el mercado. De manera adicional, aporta una ventaja competitiva y un factor de diferenciación frente a las empresas que carezcan del certificado. Si tienes una empresa, o trabajas en una, y estás pensando en la certificación de una Norma ISO, debes saber que el orden cronológico de pasos previos a la obtención del certificado es el siguiente:

  1. El primer punto a la hora de implementar la normativa, es desentrañar y conocer los requerimientos normativos y cómo los mismos afectan a la actividad de la empresa.
  2. Analizar la situación de la organización, en qué punto se halla, a dónde quiere llegar y cuáles son sus principales objetivos a corto, medio y largo plazo.
  3. Construir desde cada acción puntual un Sistema de Gestión de la Calidad.
  4. Documentar los procesos que sean requeridos por la norma, así como aquellas que la actividad propia de la empresa requiera. La norma solicita que se documenten procedimientos vinculados a los siguientes ámbitos: gestión y control escrito, registros de la calidad, auditorías internas, producto no conforme, acciones correctivas y acciones preventivas.
  5. Detectar las necesidades de capacitación propias de la empresa: durante la ejecución del proyecto será necesario capacitar al personal en lo relativo a la política de calidad, aspectos vinculados a la gestión de la calidad que conduzca a la plantilla de empleados a comprender el aporte o incidencia de su actividad al producto o servicio brindado por la empresa (a fin de generar compromiso y conciencia), proporcionando herramientas de auditoría interna para aquellas personas que se desempeñen en esa posición.
  6. Realizar Auditorías Internas.
  7. Utilizar el Sistema de Gestión, registrar su uso y mejorarlo durante varios meses.
  8. Finalmente, el último trámite consiste en solicitar la Auditoría de Certificación.